1 jun. 2019

                                               


                                                                 MACRO WORLD


             Hola amigos!, la fotografía macro me ha entrado de lleno al espíritu fotografiero.
Pensaba que fotografiar flores  sería monótono y aburrido dado que se hace en un espacio reducido y por tanto relativamente controlado, con las condiciones que tu creatividad pueda modificar y a sujetos minúsculos que aparentemente tienen poco que contarnos. Pues bien, mi punto de vista ha dado un giro radical y ahora pienso que es precisamente todo eso lo que lo hace especialmente emocionante y atractivo. Una cosa es el sujeto en sí y otra cómo podemos aportarle las condiciones de atrezo para lograr lo que andamos buscando.

             Aquel día hacía un sol radiante a primera hora de la tarde con rachas puntuales de aire que por suave que sacudieran extrapolado a macro parecían huracanes. Encontré ésta bella y fresca Ophrys Tenthredinifera cercana a un conjunto de diminutas flores que usaría como desenfoque del primer plano y dada su fragilidad estaban más a merced del viento que nuestra protagonista. Para lograr un fondo que llamará la atención y que fuera cálido y a la vez me permitiera jugar con la luz usé un paraguas. Por último rocié la planta tímidamente para aportarle máyor frescor y contraste con la calidez del fondo. Es por cosa como éstas por las que el macro me ha enganchado de lleno. Y vosotros....a qué estáis esperando???