23 jun. 2013

ECLOSIÓN DE PRIMAVERA

                                                                 


       Buenas!!!, retomando el periplo Hurdano llegamos a un pecadito de la naturaleza, un lugar de ésos que te enamoran y te llevan a adorarla más si cabe . Hoy en día es un auténtico lujo encontrar rinconcitos como éste ya que nos esmeramos en destrozarlos y extinguirlos, lo más curioso es que  en muchas ocasiones se hace  sin motivo aparente. Es dicho popular que la naturaleza se abre camino y bien cierto que lo es, pero esa relación no es para nada directamente proporcional al daño que se le hace provocando consecuentemente  su desaparición.

     Tras una pequeña crítica a nuestra carencia de empatía deciros que a ésta bella cascada se la conoce como cascada de Arrobatuequilla y el acceso a la misma tiene su aquel. Debemos ascender por pistas destinadas a  4x4 y una vez llegamos a una curva de hormigón que hace de puente dejando correr el río bajo ella, hay que comenzar una subidita campo a través que carece de señalización. Sólo las propias calvas en la hierba provocadas por el paso constante de la gente nos ayudarán a no perder el rumbo  paralelo al río hasta que el sonido del agua nos indique que hay que descender para alcanzar ésta maravilla.





f 22      2s     27mm     ISO100


     Fotograficamente las mayores dificultades que se me plantearon fueron las de limpiar el encuadre de ramas no deseadas y la compensación de luz entre el primer plano y la cascada. La luz del pp era tamizada por las ramas bien pobladas y por el contrario  a la cascada entraba en directo. Tuve que usar el degradado de tres diafragmas para nivelar la luz  y como suele ser habitual, la resolución de un problema  conlleva  otro; ya en el procesado tuve que eliminar los resíduos magentosos dejados por el degradado. 



                                                         
                                                                      f 22     3,2s     17mm     ISO100