17 feb. 2013

LAS DOS CARAS DE BENIJO

                                 
                                                         


        Si hay alguna playa tinerfeña fotografiada hasta la saciedad ésa es Benijo, pero por más que se la fotografíe no va a perder ni un ápice de  belleza. Se trata de una hermosa playa de arena negra que se encuentra en la parte noroeste de la isla perteneciente al macizo de Anaga. El acceso a la misma se realiza desde Santa Cruz y lo cierto es que situándote en la capital y mirando el mapa lo primero que sueltas es un "si está aquí al lao". Pues va a ser que sí, pero no.

        Antes de nada dos recomendaciones básicas: Biodramina y combustible.Dicho ésto, desde Santa Cruz hay que dirigirse a San Andrés y desde ahí comienza la escalada al macizo de Anaga, curva, tras curva, tras curva, tras...curva,...y así hasta aburriros...y llegar a un cruce que debeis girar a la derecha dirección Taganana. Tras cruzar el túnel del Bailadero descendeis hasta dicha localidad y tras  rebasarla, a pocos kilómetros encontrareis "el caserío benijo" desde el cual se desciende a la playa. 

      Cuesta llegar pero merece la pena poder  visualizar  esas moles volcánicas erguirse puntiagudas como si  emergieran del agua en ese mismo instante . Nosotros la visitamos en dos ocasiones  y  nos mostró dos caras bien diferenciadas. 

        La imagen que os  muestro a continuación la realicé un día de nubes dispersas. Lo que no esperaba es que al ser bastante bajas se fueran amontonando contra el macizo precisamente por donde desaparecía el sol y nos ofreciera semejante espectáculo visual. El oleaje con resaca  y  la  negra arena de Benijo ayudó en los reflejos.

      Para la toma usé aparte de trípodecable disparador y polarizador, un degradado inverso de tres diafragmas.   

          



Exposición:
Diafragma: F/22
Velocidad de obturación: 1/2s
Modo de exposición: Manual
Comp. expos.: +4,0EV
Medición: Puntual
Sensibilidad ISO: ISO 400


            En la segunda un cielo muy cubierto no ofrecía posibilidad de jugar con las luces pero  el fuerte oleaje que no paraba de voltear las pequeñas piedras  creando surcos junto con un marcado  retroceso espumoso  me animó a  basar el contraste de la imagen en sus texturas. Así mismo pensé que era una imagen idónea para procesarla en blanco y negro. Espero que sea de vuestro agrado y os anime a aprovechar los viajes disfrutando de todo lo que ofrezcan. 



Exposición
                                                                                                Diafragma: F/13

Velocidad de obturación: 6s

Modo de exposición: Manual
Comp. expos.: +4,0EV
Medición: Puntual
Sensibilidad ISO: ISO 200

                                                      


Ver Benijo en un mapa más grand