13 ene. 2013

SALT DETH PISH

                                                                     
  
        Hola amigos!!!, continuando con nuestra escapada al Valle de Arán comentaros que junto al Estany de Sant Maurici, otro destino fotográfico de ese fin de semana  fue un bello  salto de agua de 12 metros, conocido como el Salt deth Pish. Nos acercamos más bien temprano, observando que un día más la niebla nos haría compañía y la verdad que disfrutamos mucho de su encanto y ambiente.  Como más me gusta mostrar los lugares es a través de  imágenes así que ahí van. 

       En la primera me llamaron la atención ésas contrastadas diagonales tanto en color como en texturas en las que la niebla tenía una densa presencia.



           

 Diafragma : f22
Velocidad de obturación: 1,6s
Modo de exposición: Manual
Comp. expos.: +5,0EV
Medición: Puntual
Sensibilidad ISO: ISO 100
Distancia focal: 50 mm

                                                         
                                                     
      La segunda que os muestro es una visión más angular de la zona opuesta a la primera, en la que tanto la cascada, el coqueto refugio, los colores otoñales y una vez más la niebla conformaban para mí elementos compositivos suficientes.                                               
   



                                                  

Diafragma: F/22
Velocidad de obturación: 1s
Modo de exposición: Manual
Comp. expos.: +5,0EV
Medición: Puntual
Sensibilidad ISO: ISO 100
Distancia focal: 29 mm



     Para ésta última y tras acercarme a la base de la cascada procuré encontrar un primer plano que completara a ésta bella cascada. Tecnicamente sólo destacar el uso del polarizador para resaltar colores y un degradado de dos pasos aplicado en movimiento para que la zona de la niebla no se sobrexpusiera, trípode y cable disparador. 

     

        


Diafragma: F/14
Velocidad de obturación: 1,6s
Modo de exposición: Manual
Comp. expos.: +5,0EV
Medición: Puntual
Sensibilidad ISO: ISO 100
Distancia focal: 17 mm



     En definitiva, todo el valle es un regalo para la vista y particularmente éste rinconcito. Supongo que no será el único y con así espero poder visitar ésa zona más profundamente en próximas ocasiones.